¡Hola de nuevo!

Todos sabemos que la práctica de actividad física conlleva un incremento del gasto energético y un descenso de las reservas de glucógeno muscular que deben ser repuestos de nuevo para compensar la energía gastada. Pues bien, el turrón gracias a su ingrediente estrella, la almendra, materia prima de alto contenido calórico, es el aliado perfecto para reponer las reservas de glucógeno de forma rápida. Por lo tanto, para una persona activa que hace ejercicio regular el turrón es un alimento más que conveniente

Son muchos los casos de montañeros o ciclistas que recurren al turrón para conseguir un aporte de energía rápido y concentrado mientras se encuentran en pleno rendimiento o para reponer las reservas de glucógeno gastadas después de una larga jornada de entrenamiento o competición, ya que el turrón  resulta muy adecuado como ayuda ergogénica. En estos casos, el organismo ávido de reservas de energía, optimiza los nutrientes del turrón. El turrón se convierte en una auténtica barrita energética natural por el contenido en hidratos de carbono y grasas vegetales de la almendra. Conveniente consumirlo tanto antes del ejercicio para disponer de los depósitos de glucógeno llenos, como avituallamiento durante los rodajes largos en los que necesitas reponer energía o después de la práctica de deporte como recuperador de las reservas de glucógeno de los diferentes grupos musculares.

Pero además, podemos encontrar otros muchos beneficios en el consumo equilibrado de turrón gracias a los ingredientes con los que se elabora. La miel es un hidrato de carbono al igual que el azúcar, pero con la diferencia de las propiedades antioxidantes que presenta el primero. El huevo es fuente de proteína de un elevado valor biológico. Y finalizamos de nuevo con las almendras, que además de ser un estupendo aportador y recuperador de energía por su alto contenido calórico como ya hemos analizado anteriormente, es un fruto seco rico en grasas monoinsaturadas, proteínas, vitaminas B1, B2, PP, C, A D y E, calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio entre otras propiedades. Las almendras se convierten en una fuente de proteínas vegetales, esenciales para el consumo.  Además su poder antioxidante contribuye a proteger el estado de nuestras articulaciones en edad adulta. Su contenido en calcio ayuda al fortalecimiento de los huesos y a prevenir la osteoporosis y se convierte en una aliada medicinal gracias a sus propiedades antisépticas.

No obstante, pese a sus enormes ventajas no debemos olvidar que es un alimento que debemos consumir con moderación, por su alto contenido calórico. También debemos tener en cuenta que en el mercado podemos encontrar otras variedades de turrón que nada tienen que ver con el tradicional turrón que tiene a la almendra como ingrediente estrella. Nos referimos por ejemplo a los llamados  turrones de chocolate elaborados a base de arroz inflado o a los de crema catalana y otros semejantes elaborados  a base de cantidades ingentes de azúcar y grasas hidrogenadas. Los turrones de “El Xixonenc” son 100% elaborados con materias primas de primera calidad en cuyo cultivo o proceso de elaboración no interviene ninguna sustancia química.

Os invitamos a que disfrutéis tanto como nosotros de los numerosos beneficios para la salud que aporta el consumo controlado de este estupendo dulce navideño.

¡Gracias y hasta pronto!